Toman legisladoras la batuta en exigencias a Secretario de Salud

Legisladoras de diferentes bancadas señalaron la falta de interés y respuesta a problemáticas urgentes en el sector salud

64

Este miércoles el Secretario de Salud Jorge Alcocer compareció ante la Cámara de Diputados en una sesión en la que la asistencia fue escasa en contraste con las críticas y señalamientos a su gestión, las cuales abundaron, especialmente entre las legisladoras.

El aumento en la prevalencia del dengue, la falta de médicos en el sector público y su incongruencia con los despidos injustificados, el desabasto de medicamentos, de la que se responsabilizara a la Farmacéutica mexicana Grupo PiSA, lejos de enfrentar la falta de planeación y administración por parte del gobierno y la desatención a la salud emocional de los pacientes y familiares, fueron temas en torno a los cuales las legisladoras de distintas bancadas alzaron la voz para exigir al funcionario, respuestas claras y acciones contundentes para dar solución a dichas problemáticas en un sector en el que en México, la batuta la han llevado los varones.

¿A qué factores obedece el notorio interés de las legisladoras en el campo de la salud?

Como señaló la diputada de la bancada del PRI Frinné Azuara, durante su intervención en la comparecencia, “pocos temas como la salud encuentran en todas las democracias un grado tan alto de consenso parlamentario” esto al referirse a que, por encima de las cuestiones políticas y de los colores de partido, tendría que estar como prioridad la salud de las y los mexicanos.

Y de lo anterior dieron cuenta las posturas emitidas por Azuara y otras legisladoras como la jalisciense Martha Estela Romo, quien a lo largo de su intervención en la comparecencia de Alcocer, le regaló un reloj e hizo varias referencias al tiempo que el gobierno de la cuarta transformación ha tomado para atender cuestiones urgentes y el poco valor que a este se ha dado.

También llamó la atención la entrega que Abril Alcalá, diputada perredista hizo de un frasco con un mosquito al titular de salud pública, para referirse al riesgo de contraer dengue y cómo esta enfermedad representa una verdadera amenaza para el país.

«Le hago entrega (del mosquito) y ojalá se lo pueda entregar al señor Presidente de mi parte, a ver si ahora sí toma en serio este tipo de epidemias».

El notorio interés por tomar una postura frontal en el tema de la salud en la agenda de las legisladoras llama la atención, pero quizás obedezca también a un contexto en el que la paridad ha ganado terreno, permitiendo cada vez más la incursión de las mujeres en los ámbitos públicos.

El contexto de la toma de decisiones en salud en México, ha tenido un rostro tradicionalmente masculino que se contrapone a las cifras de mujeres practicando los cuidados en caso de enfermedad ya sea como ejercicio profesional o como un rol tradicionalmente asignado en el ámbito familiar, en el que las mujeres, históricamente se han hecho cargo de los enfermos.

Ahora bien, las posturas emitidas durante la comparecencia de Alcocer por las legisladoras, apuntan no solo a una mayor empatía (tradicionalmente considerada atributo femenino) con los afectados por la falta de certeza en el sector salud, sino también a la firme decisión de las mujeres de tener mayor influencia en este sector, de por sí, ávido de actualizaciones.