VIOLENCIA MEDIÁTICA, LA PROPUESTA COMÚN DE REDES SOCIALES

38

Los hechos sociales son, bajo definición de uno de los padres de la sociología, Emile Durkheim, modos de actuar, pensar y sentir externos al individuo, y que poseen un poder de coerción en virtud del cual se imponen a él.

Resulta muy fácil criticar a figuras públicas como políticos, deportistas, periodistas o celebridades que, en alguna ocasión, controvertida o no, hayan expresado alguna declaración que se salga de la línea del pensamiento común, el status quo.

Durkheim definió varios conceptos en torno a los hechos sociales y el rol del individuo en cada uno de ellos. Quizá el más importante de estos es que los hechos sociales acompañan a la comunidad en función de sus reglas y normas, por tanto establecen el pensamiento común.

La palabra comunicación deriva del concepto de una comuna, un grupo de personas, una sociedad. Recientemente, con la oleada de síntomas comunes en torno a la violencia generalizada contra la mujer, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha sido señalado, criticado e insultado mediáticamente en reiteradas ocasiones.

Otro caso popular es el más reciente altercado entre el conductor radiofónico y de televisión, Oscar Mario Beteta, y la jefa de información de la revista Contralínea, Nancy Flores.

La periodista difundió una llamada, grabada sin el consentimiento de Beteta, en el cual se le insulta por apenas solicitar una entrevista. “Cállese, vieja pendeja”, fueron las palabras del locutor.

Durante toda la jornada, medios como Reporte Índigo, Sopitas y el periodista, Julio Astillero, se concentraron en posicionar en la agenda digital el encontronazo entre los comunicadores. Como resultado de este posicionamiento, diferentes usuarios en redes sociales, varios de ellos ´bots´, comenzaron a insultar a título personal y detrás de sus ordenadores o smartphones a Beteta. La situación incluso llegó al top 10 del trending topic nacional en twitter.

El fenómeno se replicó durante la noche del martes 17 de febrero y hasta este miércoles, cuando los mensajes se fueron degradando a lo largo del día, pero el lenguaje y los insultos prevalecieron.

Siguiendo el factor social sugerido por Durkheim, resulta muy fácil ofender y atacar a una persona en situación comprometida, sobre todo si fue él quien estableció dicho escenario con sus declaraciones y la disculpa pública, y al aire, que dictó en su programa radiofónico.

Tanto Oscar Mario, como AMLO y muchas figuras públicas han sufrido de estos hechos sociales, donde la violencia verbal y el descontrol mediático han llevado a los usuarios de redes sociales a caer en un escudo generalizado porque “todos lo insultan”, “él insulta”, “ellos tienen una posición de poder”.

La sociedad de principios de década está sobreestimulada por culpa de las redes sociales y de pronto se percibe un claro desenfoque en los contenidos y la denominada “libertad de expresión”, que no es otra que la facultad de escribir a diestra y siniestra una opinión popularizada o compartida en el gigante y monstruoso mundo de las redes sociales.