Home office: Guía corta de supervivencia

Guía rápida para sobrevivir al home office sin perder tu poca salud mental.

35

En esta vida, al menos una vez hemos tenido que hacer home office; sobretodo aquellos que estamos en una oficina o somos freelancers y que nuestro trabajo no exige tener que estar en contacto con el mundo, porque lo podemos realizar detrás de una pantalla. Sin embargo, en épocas de cuarentena, donde no tienes la oportunidad de salir aún cuando ya estás harta/o de ver tus cuatro paredes y convivir  con tu marido, novio, mamá, hermanos o hasta tu perro, sobrevivir al home office se vuelve una tarea titánica.

Estamos aquí para decirte que, en realidad, no es sencillo tener que pasar por esto, para ninguno, pero que siempre se puede sobrellevar y salir con éxito de un encierro.

  • Expectativas: En el 99% de guías para hacer home office te dicen que debes de seguir la rutina diaria, sin embargo, no siempre tienes ganas de bañarte, lucir deslumbrante, hacer ejercicio a las 6:00am. Para algunos, estar en casa implica tener más actividades; limpias una y otra vez, cocinas, cuidas a tus hijos o a tus mascotas o simplemente tienes que lidiar contigo mismo y a veces eso es bastante duro. Así que, no siempre tiene que ser así, es válido responderle a tu jefe/a mientras estás en pijama al medio día o quedarte en la cama con la laptop en las piernas hasta que te da hambre a eso de las seis de la tarde, no está mal.
  • No te rindas: Y aunque en efecto, no está mal andar en ropa interior el día entero mientras trabajas, también es bueno que te veas al espejo de ves en cuando y dejes tu pijama por tus gym pants y una camiseta con tu leyenda o personaje favorito, en caso de tener que salir por provisiones, no te veas como mamá que se le hizo tarde para llevar a su hijo al kinder y se fue con la bata para dormir puesta.
  • No trabajes todo el día: El home office es casi como un «siempre disponible» y por el bien de tu salud mental debes de tener un horario para dejar de trabajar, puedes seguir tus horarios de oficina o los que mejor te acomoden, para que tengas un rato para ti y no colapses por exceso de estrés y ataques de pánico.
  • Sentirte cómodo: Lo importante de todo esto es que puedas hacer lo que te funcione, que acomodes tu rutina con lo que te haga sentir cómodo o cambiar hasta que encuentres una forma de funcionar, siempre pensando en lo mejor para tu salud física y mental.

Así que trata de mantener la calma, esto no va a durar para siempre, pero mientras tanto, ayudemos a que este virus no se siga propagando y así sea más sencillo volver a la normalidad.