Mark Twain: 110 años de su partida

17

Por Arantxa Ramírez.

El escritor estadounidense nació un 30 de noviembre de 1835 en Florida, con el nombre de Samuel Langhorne Clemens, que mantuvo hasta los 28 años. 

A los 18 años, abandonó su hogar y comenzó a viajar en busca de aventura; se estableció por un tiempo en Nueva Orleans, después se dirigió al oeste, en las montañas de Nevada, donde tuvo empleo en los campos de mineros. Para solventar gastos, trabajó como periodista y casi de manera instantánea encontró su propio estilo; en Virginia laboró para el diario el Territorial Enterprise, en el que publicó su primera historieta, la cual contenía el humor tan característico de Twain. Es ahí donde adopta el nombre, existen varias teorías del porqué. El apodo significaba “marca dos”, que hacía referencia a la profundidad necesaria para una navegación. Se dice que debido a la cantidad de alcohol que consumía Twain, el nombre le acomodaba a la perfección, aunque también especulaban que provenía desde uno de los personajes que aparecía en un relato humorístico sobre una reunión de marineros que discuten la abolición de la brújula, ya que siempre apuntaba al norte. 

En 1865, escribe su primer cuento corto llamado La famosa rana saltarina de Calaveras, este se publicó en un periódico ya firmado con el seudónimo.
Su carrera periodística continúa en San Francisco, donde se encuentra con el escritor Bret Harte, quien lo impulsó a seguir con su carrera literaria.
Posteriormente, escribió Los inocentes en el extranjero, que relata las experiencias en sus viajes a Europa y Polinesia; en 1872 relató La prega, una historia sobre las aventuras que vivió en el oeste. 

El escritor se instala en Connecticut y contrae matrimonio con Olivia Langdon. Seis años, después publicó Las aventuras de Tom Sawyer (1876), basada en la infancia de Twain y es reconocida como una obra maestra de la literatura; una de las más destacadas del gremio estadounidense. 

En 1882, se da a conocer la obra de Las aventuras de Huckleberry Finn, mostrando el talento del escritor, considerada como su obra maestra; se posicionó como la primera novela moderna americana. Aunque para este momento, Twain ya tenía el reconocimiento y obras indescriptibles.

“Vine al mundo con el cometa Halley en 1835. Vuelve de nuevo el próximo año, y espero marcharme con él. Será la mayor desilusión de mi vida si no me voy con el cometa Halley. El Todopoderoso ha dicho, sin duda: ‘Ahora están aquí estos dos fenómenos inexplicables; vinieron juntos, juntos deben partir’. ¡Ah! Lo espero con impaciencia”.

El 21 de abril de 1910, el escritor fallece de un ataque al corazón, un día antes del retorno del cometa. Con su fallecimiento, nos hace pensar que Twain entregó su vida en las letras, tanto que en ellas declaró su destino, creando la realidad en un pedazo de papel.