Selena Quintanilla: 25 años sin la reina del Tex-Mex

17

Por Arantxa Ramírez. 

El día de ayer, 31 de marzo, fue el aniversario luctuoso número 25 de Selena Quintanilla. La cantante estadounidense de ascendencia mexicana, nacida el 16 de abril de 1971, empezó su carrera a los 10 años, haciendo presentaciones en el restaurante de su padre, Abraham Quintanilla Jr.. Para la década de los noventa, ya era una estrella en Estados Unidos y México.

Aunque la joven no hablaba un excelente español, se convirtió en un ícono de los dos países, ya que fue el punto de encuentro con dos culturas y ayudó a que estadounidenses, con raíces mexicanas, se identificaran con su voz. El sociolingüista Ilan Stavans mencionó en alguna ocasión que, Quintanilla, es “un símbolo del spanglish”. Por su lado, Maya Murillo, comediante de Pero Like, argumentó que “ella fue la primera persona que vi que representaba cómo me sentía, al ser pocha”. Selena adquirió una gran cantidad de fans en poco tiempo y fue ahí donde conoció a Yolanda Saldívar.

En 1991, Yolanda, con 31 años de edad, contactó al padre de Selena para proponerle el trato de crear un club de fans, del cual proclamó presidenta; este trabajo la acercó a Selena al grado de convertirse en su asistente personal y, posteriormente, llevar los negocios de la cantante. En 1995, la reina del tex-mex y su asistente comenzaron a tener problemas, Yolanda fue destituida de la presidencia del club de fans y fue alejada de los negocios familiares. 

El 31 de marzo de ese año, la artista se encontraba grabando su siguiente álbum en Corpus Christi, Texas; ahí se encontró con Saldívar para que le entregara documentos de los negocios que aún tenía bajo su poder.
Selena fue a buscarla al hotel Days Inn, donde se hospedaba en la habitación 158. Al reunirse, Yolanda le comentó que, durante el viaje que hizo a Monterrey, había sufrido agresión sexual, por lo que acudieron a buscar atención médica. Al hacer los análisis, resultó que no había indicios de dicha agresión. De vuelta en el hotel se desató una discusión sobre lo ocurrido en el hospital, por lo que la cantante exigió los documentos para poder marcharse y continuar con la grabación.

A las 11:48 de la mañana, Selena intentó salir de la habitación cuando escuchó el disparo producido por un revolver Taurus .38mm, accionada por su asistente. La bala alcanzó a impactar en el costado derecho de la cantante, provocándole la pérdida de gran cantidad de sangre, aún con ello, avanzó 100 metros hasta llegar a la recepción para pedir ayuda, donde finalmente cayó inconsciente. Mientras tanto, Saldívar huyó con el arma en una camioneta roja. 

El primer paramédico en atenderla descubrió la herida de bala, encontró espasmos musculares pero ningún signo vital; no había pulso ni respiración. Fue trasladada al hospital Corpus Christi´s Memorial, donde a las 12:05 se le hizo la siguiente valoración: El médico Luis Elkins, informó que no había actividad en el cerebro, no respiraba y no contaba con signos vitales. Una hora después, se declaró que Selena había fallecido.

Para las 21:30, Saldívar se entregó y confesó su primera declaración, confirmando haber disparado el arma para después negarlo y, por último, aceptarlo de nuevo. De esta forma fue llevada a jurado, el cual la declaró culpable de homicidio en primer grado y sentenciada a cadena perpetua.

La muerte de Selena fue una gran perdida para la industria musical. Luego de su violenta muerte, publicaron su álbum póstumo. Aunque se cumplen 25 años de la tragedia, la música de Selena vive en México y Estados Unidos, así se le recuerda como la estrella que fue.