Teodoro González de León, escultor

0
47

Por M. Tuda

Es fácil llegar a confundir la escultura y la arquitectura. Dos oficios que nacen de la más pura necesidad de la sustancia, del tacto. Mientras la escultura sale del material (hablando de la más antigua y pura tradición) la arquitectura es conformada por diversas piezas, formando un todo. Pero creo también que los materiales convencionales como el ladrillo, el concreto, la madera e inclusive el acero, en las manos correctas tienen la misma voluntad de ser que el mármol.

“Y si preguntamos al ladrillo qué quiere, responderá: “Bueno, querría un arco”. Y entonces diremos: “Pero los arcos son difíciles de hacer. Son más costosos. Creo que el cemento iría igualmente bien por encima de tu apertura”. Pero el ladrillo replica: “Ya sé, ya sé que tienes razón, pero si me preguntas qué prefiero, yo quiero un arco”. Y uno dice: “Pero bueno, ¿por qué eres tan terco?”. Y el arco dice: “¿Puedo hacer una pequeña observación? ¿No se dan cuenta de que están hablando de un ser, y que un ser de ladrillo es un arco?” – Louis Khan

Hay arquitectos y escultores que nos han impresionado con su gran entendimiento de los materiales, como Miguel Ángel. Él veía y sentía la voluntad del mármol, liberando a sus seres de su cárcel pétrea. O Jacques Lipchitz que ha entendido la escultura como una disciplina táctil. Pero de entre todos, destaca un arquitecto introvertido, prolífico, muchas veces mudo: Teodoro González de León.

Se ha escrito mucho acerca de Teodoro González de León, de su gran habilidad como arquitecto y urbanista. Con una carrera de casi 60 años, Teodoro marcó la ciudad de México, que es casi imposible no haber visto o haber tenido alguna experiencia en alguno de sus edificios. Pallasmaa menciona que para él la medida real de la calidad de una ciudad consiste en saber si se puede imaginar a él mismo enamorándose en ella. ¿Quién no ha ido un domingo al museo Tamayo a ver una exposición mientras te sudan las manos? ¿Quién no ha ido a un concierto al auditorio nacional a acabarse su propia voz cantando canciones de amor? O ido a buscar un libro al fondo de cultura económica encontrando en todos los títulos a aquellos a quienes amamos;  un simple paseo por reforma donde sus edificios, testigos, nos ven enamorados. La obra de González de León está tan arraigada a la ciudad como nosotros mismo y nuestra forma de vivirla.

“Las ciudades se deben al azar, al diseño, el tiempo y la memoria” – Teodoro González de León.

Teodoro trabajaba día a día enfrentando el presente, con un gran conocimiento del pasado, creía firmemente que la arquitectura no es una profesión, sino un estilo de vida. Amante de la música y del arte, Teodoro creó un lenguaje propio a través de sus raíces y del lenguaje moderno del arquitecto francosuizo Le Corbusier el cual decía que “la arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz.” Algo que aprendió y colocó a Teodoro González de León como uno de los mejores arquitectos del siglo XX. Un verdadero escultor de luz.

“Si algo caracteriza a la arquitectura de González de León es la fuerza y vigor de las formas de sus edificios, estas no son planas ni delicadas, ni finas ni elegantes, son formas austeras, fuertes, sólidas, complejas, cualidades manifestadas por el concreto cincelado y la luz que reciben, que las moldea y transforma”. – Arq. José María Larios. 

Yo, los invito, aunque sea a través de imágenes, preguntarle al concreto qué quiere ser… estoy casi seguro, que su respuesta será ser un edificio del gran Teodoro González de León.

Feliz cumpleaños maestro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí