Roberto Rossellini, el cineasta neorrealista

23

Por Arantxa Ramírez.

Hoy recordamos el deceso del padre del neorrealismo, Roberto Rossellini. Nació en Roma el 8 de mato de 1906, su familia se encontraba bien posicionada económicamente lo que le permitió a su padre crear la primera sala de cine de la ciudad. El “Cine Corso” fue el lugar en donde el cineasta empezó su trayectoria. 

En las salas de cine conoció los filmes de King Vidor que fueron una fuerte influencia en su trabajo posterior. Rossellini también tenía intereses en el área de la mecánica ya que estuvo expuesto a este mundo a temprana edad. Cuando terminó el bachillerato, comenzó a trabajar en el Instituto Luce como director y montador de cortometrajes. En 1942 estrena su primer largometraje “La nave blanca”, posteriormente se dedicó a los cortometrajes de propaganda con guiones escritos por Mussolini.

Fue para los años 40 que se empezaba a desarrollar el neorrealismo italiano por el que se conoce al director. Esta corriente argumentaba que la censura era un obstáculo para conocer la realidad que debía ser reflejada en el cine. El movimiento fue una prolongación del realismo poético francés. El personaje principal de este fenómeno era el hombre como ser social y el plano estilístico constaba de escenario e iluminación natural, actores con la misma característica, ausencia de maquillaje y decorados; es por esto que Rossellini buscaba actores no profesionales y guiones improvisados. 

Pero la fama llega al cineasta con la trilogía “Roma, ciudad abierta”, “Paisà” y “Alemania, año cero”. El primer filme “Roma, ciudad abierta” (1945) fue con el que se posicionó en el mundo cinematográfico; el guión fue escrito por Rossellini, Sergio Amidei, Federico Fellini y Celeste Nagarville, inspirado en la historia del Sacerdote Luigi Morosini que fue torturado y murió en las manos de los nazis ya que era parte de la resistencia.

En “Paisà” (1946) se narró seis historias que se desarrollaron en la segunda Guerra Mundial, el periodo que incluye en la película es de Julio 1943 hasta el invierno de 1944.
Finalmente, en “Alemania, año cero”, Rossellini le da vida a Edmund, un niño de 12 años que sobrevivió ala guerra y continúa luchando en la posguerra tratando de mantener a su familia ubicada en Berlín, que la conforma su hermana que se prostituye a cambio de favores, su hermano que fue un desertor de la guerra y su padre que se encuentra enfermo. 

Otras de sus obras destacadas son: “Stromboli”, basada en una carta de amor y admiración; “Europa 51”, manifiesto del drama social de la posguerra; “Yo no creo en el amor (La Paura)” adaptación de la novela Miedo, de Stephan Zweig.

Aunque el artista cuenta con más de 50 películas, a la edad de 57 años, Rossellini comienza su carrera en la pantalla chica, tenía la idea de tomarla como instrumento educativo, debía promover la cultura ya que tenía mayor impacto en la población que el cine. 

Rossellini abrió la posibilidad de que las imágenes fueran también un medio educativo y dio pie a movimientos como la Nueva Ola Francesa. El cineasta fue parte del jurado del Festival Cannes y unos días después dejo nuestro mundo, pero nos dio un gran legado, el 3 de junio de 1977 quedará marcado en la historia por esta perdida.