Violencia, pandemia y porno en línea

53

Si alguien busca en google «porno violento y abuso», aparecen 954,000 resultados en 0.77 segundos. En estos resultados primero aparece Pornhub, anunciando videos de “Abuso violento” y “videos porno gratis”. Después, salen miles de páginas con nombres como XNXX y XVideos que anuncian lo mismo pero con ciertas variaciones como “abuso sexual violento” o “abuso anal”.

Un reporte anual del 2019 de los términos más buscados en Pornhub, reveló que las top tres búsquedas fueron “japonés” y “hentai”. También el término “amateur” fue de las búsquedas que según ellos “definió el 2019”. Para entender el verdadero significado de estos términos es importante desglosarlos.

Racismo en una industria multimillonaria 

El término “japonés” por lo general también puede referir en el buscador a porno “asiático” que fetichiza estereotipos raciales. Un estudio de Gail Dines y Robert Jensen reveló que “el racismo en la industria es tan dominante que pasa desapercibido”. Con todo la violencia que han estado viviendo los asiáticos a causa del racismo y xenofobia que ha traído la pandemia de COVID-19, no resulta extraño que este tipo de porno sea de lo más buscado.

El «hentai» es otra variación de porno japonés que usa animación y deriva del anime. Los personajes de anime son conocidos por tener partes del cuerpo exageradamente grandes y pronunciadas. Las mujeres, usualmente tienen facciones infantiles pero con pechos y traseros grandes.

Una nueva droga

Esto las sexualiza y cosifica por completo, ya que se les da un look «inocente», mezclado con un cuerpo adulto y desarrollado. En este porno animado es común que aparezcan mujeres violadas por monstruos, insectos o plantas, según un reportaje por la organización Fight The New Drug.

El reporte también indicó que existe un sub género llamado “lolicon” en donde aparecen personajes que parecen menores de edad que son forzados a cometer actos sexuales. Esto le da completa normalidad al abuso infantil en nuestra sociedad.

«Amateur porn» se refiere a actores y actrices que apenas comienzan en la industria y a los que generalmente no se les paga por ser su primera película porno. Estos videos muestran a jóvenes que apenas cumplieron 18 años y que aparecen en situaciones incómodas con hombres o mujeres con más experiencia en la industria.

No es placer, es abuso

El documental «Hot Girls Wanted» detalla que muchas de estas jóvenes primero son sometidas a “facial abuse” en donde un hombre aparece filmándolas y haciéndoles preguntas denigrantes e inapropiadas para después obligarlas a hacerle sexo oral. El rostro del hombre nunca aparece, solamente el de ellas para darle al video un sentir más real, cómo si el espectador fuera quien estuviera ahí.

¿Qué buscan los mexicanos? 

Estas búsquedas dejan en evidencia muchos aspectos oscuros y escalofriantes sobre nuestra sociedad y el porno que consumen. La principal búsqueda de los mexicanos en Pornhub también fue hentai en el 2019. En el mismo año, México también fue el primer lugar en abuso infantil según la OCDE, aunque reportan que esta cifra es “poco realista” ya que solo se denuncia uno de cada 10 casos.

¿Normalizar la cultura de la violación? 

Es un hecho que la industria del porno está normalizando la cultura de violación entre sus consumidores pero también entre las victimas que sufren de abuso y acoso sexual. Es una industria difícil de frenar y regular ya que según un estudio del sitio web Quartz, vale entre $6 y $15 billones de dólares.

Aunque existen ya organizaciones como Fight The New Drug que buscan acabar con los efectos de la industria del porno, todavía queda mucho por hacer. Apenas a finales del 2020, Pornhub eliminó millones de videos de usuarios no verificados luego que The New York Times publicara un artículo condenando los videos en la plataforma que mostraban a víctimas de abuso sexual.

Sin embargo, esto no garantiza que estos videos dejen de aparecer en Pornhub u otras plataformas y tampoco que los resultados en la vida real sean diferentes.