Denuncian al PAN por turismo electoral en Huixquilucan

9

Haciéndose pasar por habitantes de otra localidad para votar

El turismo electoral es un delito de alteración al Registro Federal de Electores, que consiste en la notificación al INE de cambio de domicilio, por parte de un grupo de personas que proporcionan datos falsos con la intención de votar en una elección que en realidad no les corresponde.

El representante de morena ante el INE, Sergio Gutiérrez Luna, en compañía del aspirante a gobernar Huixquilucan, Enrique Garay, denunciaron ante Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) al edil de ese municipio, Enrique Vargas del Villar, por turismo electoral quien busca una curul en el congreso mexiquense por la vía plurinominal.

«Es un delito que está previsto en la Ley General de Delitos Electorales, es el que se traslade a gente a vivir a un domicilio con el afán de obtener votos de éstos (…) Nosotros tenemos todos los elementos de prueba, sabemos y confiamos en que la Fiscalía de Delitos Electorales va a actuar y, además, va a impedir que estas personas voten», expresó Gutiérrez Luna.

Muestran evidencias 

El aspirante morenista por Huixquilucan comentó que entre las evidencias que se otorgaron a la Fiscalía se recaban los nombres y domicilios de los sujetos con las que presuntamente se cometió el delito de turismo electoral, donde se encuentran funcionarios del gobierno municipal, así como 12 escoltas del mandatario con licencia, quienes pese a que viven en localidades diferentes al sitio.

Uno de los guardaespaldas, está dado de alta en Ciruelos 12, donde su ubica el domicilio particular blanquiazul, cuando en realidad vive en Buenavista. El representante de Morena ante el Instituto Electoral del Estado de México, Adán Gordo Ramírez, dio a conocer que en días pasados Garay se amenazó a hombres con armas largas y responsabilizó de los sucesos a Vargas del Villar.

Esta acusación ocurre después de que hace dos días, el Partido Acción Nacional en el Estado de México acusó a Garay de defraudar por casi cinco millones de pesos a los gobiernos federal, de Zacatecas y a una consultora.