Intolerancia a la migración, un analgésico para el desempleo en México

28

Por Liliana López Gómez. 

El corredor migratorio México-Estados Unidos es el más transitado del mundo porque el país vecino es el que cuenta con más migrantes internacionales1. El contexto complicado de México genera una atmósfera que propicia la intolerancia hacia la migración.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM), en el 2019 se atendieron 505 mil trámites migratorios, la cifra más alta de los últimos seis años2.

No sólo se vive la migración legal, también la ilegal. Honduras y Guatemala son de los países de donde proviene el 81.6% de los extranjeros presentados ante la autoridad migratoria estadounidense de enero a diciembre de 20203.

En Estados Unidos los migrantes representaron el 47% del aumento de la fuerza laboral en los últimos diez años4 y es uno de los países con mejor economía, por lo que la creencia de que los migrantes afectan la situación financiera no es cierta.

¿En verdad los migrantes vienen a quitarles el empleo a los mexicanos? 

Entonces, ¿por qué es común escuchar que los migrantes vienen a quitarles el empleo a los mexicanos? Porque de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones5 (OIM) aquellos “que están sin trabajo tiene más probabilidades de querer ver más bajas” en los índices de inmigración. Por otro lado, “los adultos que están satisfechos con su nivel de vida y sienten que mejorará tienen más probabilidades de apoyar el aumento o el mantenimiento de los niveles de inmigración en sus países”.

En México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo6 (ENOE), realizada de octubre a diciembre de 2020, casi una tercera parte de la población se encuentra subocupada —personas que tienen la necesidad y disponibilidad para ofrecer más tiempo de trabajo—, desocupada o disponible para trabajar. Por lo que no es sorprendente que el 54%7 de los mexicanos favorezcan la disminución de los niveles de inmigración.

A pesar de las cifras de desempleo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el titular del Ejecutivo Federal no ha hecho ningún comentario sobre este tema en la red social Twitter desde que asumió el cargo8. En cambio sobre migración ha realizado tres publicaciones y una de estas fue hecha el 22 de enero de este año y tuvo 26 mil me gusta9.

Falta de información solo abona a la creación de estigmas 

La opinión de la sociedad sobre la migración influye en la política migratoria10 por lo que se debe realizar un análisis profundo de la postura frente a este tema porque la falta de información puede desencadenar acciones injustas para este sector de la población.

No existe una solución perdurable. Aunque sí se puede cuestionar y analizar el origen real de la intolerancia para canalizarla a las personas correspondientes y no usarla como justificación para dañar a terceros.

Se les atribuye y reclama a los inmigrantes los problemas sociales, mientras lo correcto sería exigirle a los políticos y a las instituciones que busquen soluciones que incrementen la calidad de vida de la población. Pero es cierto, es más sencillo exigirle a alguien cercano, a alguien que sabes que te escucha, aunque no pueda hacer nada al respecto; a autoridades apáticas que se niegan a atender los gritos de auxilio de la población.