MySpace, pandillas y un documental de Netflix

22

El nuevo documental de Netflix Why Did You Kill Me, dirigido y producido por Fredrick Munk, cuenta la historia sobre el asesinato de Crystal Theobald a manos de una pandilla latina en Riverside, California.

Aunque el enfoque del documental es sobre la resolución del caso encabezado por la familia de Crystal a través de la red social “MySpace”, otros aspectos sociales alarmantes sobre Riverside también son mostrados.

Ambas familias presentadas en el reportaje pertenecen a pandillas de la zona. Los hermanos de Crystal pertenecen a la MD. Los perpetradores del crimen son miembros de la 5150. El documental se sumerge en los perfiles de varios miembros de la 5150. En él se presentaron a los familiares de los involucrados y se les dio más dimensión a los antagonistas.

Abismo de violencia

Se presentan historias terribles de abandono, abuso de sustancias ilícitas y confrontaciones entre pandillas que culminan con el asesinato de Crystal, quien no se encontraba vinculada con ninguna de las pandillas y fue asesinada después de que su auto fuera confundido «con el de uno de los rivales de la 5150».

El caso reveló realidades terribles sobre las pandillas en Estados Unidos. Pero sobre todo el mundo en el que se desenvuelven los hijos o descendientes de migrantes latinos. Un mundo lleno de violencia y pérdidas constantes propiciadas por armas de fuego y confrontaciones entre pandillas.

La violenta 5150

La 5150 es presentado como una pandilla latina que radica en el vecindario La Sierra en Riverside. Comenzaron a tener problemas con las autoridades en el 2003, como lo cuenta el detective Rick Wheeler. La pandilla era tremendamente violenta y se vio involucrada en varios delitos, desde asaltos hasta asesinatos.

Algunos ex miembros del 5150 también son entrevistados en el documental, como Mario, que habla sobre la relación cercana que existía entre todos ya que muchos de los miembros eran sus hermanos y primos, por lo que se cuidaban entre ellos. Sin embargo, también cuenta sobre la pobreza en la que crecieron todos, sin salir de Riverside. La mayoría de los miembros incluso eran menores de edad que seguían en la preparatoria.

La hermana de Julio Heredia, el tirador que asesinó a Crystal, habla sobre el alcoholismo de su madre y la pobreza extrema en la que vivían ella y todos sus hermanos. Podían pasar días sin comer por lo que Julio se volvió en una especie de padre para todos hasta que se unió al 5150.

La pobreza, el abuso y la disfunción familiar son factores que influyen en la probabilidad que los jóvenes decidan entrar a una pandilla según el Dr. Robert T. Mueller. Mueller se especializa en tratamientos para el trauma y argumenta que el acceso a armas también orienta a los jóvenes a buscar pandillas que funcionan como familias postizas que les dan un sentido de pertenencia y apoyo.

Pero la 5150 no es la única pandilla latina que se ha convertido en un problema en Estados Unidos. Algunos nombres más notables son la “EME”, o “Mafia Mexicana”, que ha existido desde los años 50 y se le conoce como “la madre de todas las pandillas”. Proviene de dentro del sistema penitenciario en California y se creó con la intención de proteger a los presos latinos de otros reclusos. Se dedican también a la venta de drogas, extorsión y asesinatos a sueldo. Actualmente cuenta con 30,000 miembros en varios estados como Texas, Arizona y Florida.

NF VS 5150

Su pandilla rival es “Nuestra Familia” que opera al norte de California y se les distingue por el color rojo que usan y su símbolo que es número romano XIV. Su territorio empieza en el condado de Délano y también los llaman los “Norteños”.

Una pandilla asociada con la “EME” son los “Sureños” ya que le proporciona armas y todo lo que necesite para operar en las calles de su territorio. Están expandidos por todo Estados Unidos y se calcula que acaparan 20 estados. También operan para el cártel de Sinaloa desde El Paso en Texas en donde se les identifica por el color azul que portan al igual que la “Mafia Mexicana”.

Pandillas como estas, existen demasiadas por lo que el presidente Donald Trump decidió liderar un operativo por parte de ICE que detuvo a más de 1300 pandilleros en mayo de 2017. El objetivo era la Mara Salvatrucha, pero se encontraron con muchas más bandas activas.

El National Gang Center reportó después de una investigación, que el “45.5% de los miembros de pandillas son de origen latino”. Según un estudio de “The Sentencing Project”, El 30% de los presos en Estados Unidos son de origen hispano y son 4 veces más propensos a ser encarcelados que cualquier hombre blanco.

Joe Killian, un escritor para The News and Record, condujo una serie de entrevistas en las que habló con 40 miembros de varias pandillas de Greensboro, en California del Norte. Los hombres que entrevistó, le dijeron que les enorgullece formar parte de estas pandillas ya que los consideran su familia. Estas relaciones les dan un sentimiento de protección y pertenencia, algo que la mayoría de ellos no sintieron en su verdadero ámbito familiar.

Para entender el funcionamiento de estas pandillas es importante comprender los lazos que los unen e impulsan a actuar de manera violenta. En su mente, simplemente están defendiendo a su familia y el honor de esta. El sentido de pertenencia que obtienen en estas familias adoptivas los motiva a actuar de manera impulsiva y sin sentido para protegerlas.

ONG’s para terminar con las pandillas 

Se han creado algunos proyectos y fundaciones en Estados Unidos para reducir la actividad pandillera en los jóvenes. El proyecto “Harlem Children’s Zone” cubre alrededor de 100 cuadras en la zona conocidas por el crimen que ocurre relacionado con la venta de drogas. Existen programas dentro del proyecto que apoyan a las familias en donde entrenan a los padres para convertirse en figuras que sus hijos admiran.

Con este tipo de programas se espera ponerle un fin al crimen organizado que atrae a los jóvenes con problemas en casa, ya que lo único que buscan es un hogar en donde se sientan seguros y apreciados.