Opacidad en manejo de recursos, la herencia que dejan alcaldes salientes en el Edoméx

54

Mañana vence el plazo para que se entregue el tercer Informe Trimestral correspondiente a los meses de julio, agosto y septiembre de entidades fiscalizables estatales y municipales por parte de municipios, Sistemas DIF, Organismos Descentralizados de Agua (ODAS), Institutos Municipales de Cultura Física y Deporte (IMCUFIDES) y e institutos municipales de la Juventud ante el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM).

Iniciar con el pie izquierdo 

De todo el ejercicio fiscal 2019, el Congreso Mexiquense pidió no aprobar las cuentas de Naucalpan, Almoloya de Juárez, Capulhuac, Chiautla y Timilpan. Las cifras no cuadraban y reflejaban un mal manejo de recursos. Por ejemplo, en Naucalpan el OSFEM hizo 11 observaciones por mil 208.2 millones de pesos. Es decir, del 25.48% de un presupuesto de 4 mil 741 millones. Dinero que al día de hoy no se sabe en qué cuenta, o cuentas, terminó. Además, con una administración municipal saliente y en un proceso de entrega recepción, se complica el proceso para fincar alguna responsabilidad.

También, para las administraciones entrantes esto representa un problema ya que el presupuesto podría ir destinado a pagar deuda o reincorporar ese dinero a las arcas estatales. Y es que las 121 observaciones emitidas por el OSFEM equivalen a 2 mil 200 millones de pesos que se ejecutaron de manera incorrecta. O, al menos, no existe un documento que pruebe su destino.

Pero el exdiputado Tanech Sánchez (morena), pidió que la cuenta fuera avalada y a mitad de agosto la legislatura pasada «perdonó» a los municipios con cuentas inconsistentes, argumentando que «tendrían» 30 días para hacer las aclaraciones. Así, la LX Legislatura se lavó las manos y las posibles denuncias o investigaciones quedaron en el limbo.

Puntos de vista…¿o justificaciones? 

A inicios de noviembre, constructores pidieron al OSFEM auditar a los municipios mexiquenses que tienen adeudos con proveedores. Adolfo Castillo Huanaco, presidente de la Asociación Mexicana de la Construcción (AMIC), dijo los pasivos de muchos municipios adquiridos en este trienio tardarán en ser pagados entre cinco y siete años. Esto impedirá a muchos alcaldes entrantes a cumplir con los compromisos adquiridos en campaña, ya que buena parte del presupuesto iría destinado al pago de la deuda que dejan sus antecesores.

«Hay municipios que generan una propuesta de ejercicio fiscal muy grande, cuando realmente no les alcanza para trabajar por los pasivos que traen», ha dicho Castillo Huanaco. Además, dio a conocer que han pedido a la legislatura local se investigue si el dinero etiquetado por concepto de obra pública no fue utilizado para un fin distinto.

Sin embargo, Max Correa, diputado de morena, ha pedido revisar si estas deudas que se tienen con constructores son resultado de malas administraciones o si los recursos están siendo detenidos por la secretaría de Finanzas del gobierno del estado de México.

La realidad es que a quien más se daña es a las empresas micro, pequeñas y medianas que muchas veces no cuentan con la capacidad financiera para esperar meses a que las facturas por sus servicios prestados sean pagas. Y eso, indirectamente, repercute en las economías familiares: no llega la quincena o el trabajo se termina. Esas son las dos opciones que dejan.

Que se cumpla la ley 

El OSFEM ha dejado de lado el seguimiento a las cuentas irregulares presentadas por los municipios y son pocos los casos que han llegado hasta los tribunales. Solo la Auditoría Superior de la Federación (ASF) anunció que inició una investigación contra un exedil de Ecatepec.

En abril de este año se anunció  que la ASF inició una investigación en contra del exalcalde de Ecatepec, Indalecio Ríos Velázquez, y del extesorero Miguel Ángel González Bárcenas por el presunto desvío de más de 29 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal 2018, Fortamun.

En Metepec, la administración de la alcaldesa saliente, Gabriela Gamboa, ha sido señalada por pedir «moches» para dar licencias de funcionamiento. En Toluca, a Juan Rodolfo Sánchez se le ha reclamado el pago a proveedores que lo ayudaron en su campaña fallida de reelección.

Habrá que ver si la actual legislatura, que presume de ser más plural, se atreve a darle seguimiento al destino de un dinero que fue mal gastado, mal invertido o…desviado.