Valora Edoméx legado del maestro del arte popular Tiburcio Soteno

10
  • Reconocen en otros países el talento mexiquense de este maestro que ha dejado una tradición en el trabajo del barro.
  • Fallece el artesano Tiburcio Soteno Fernández, originario del pueblo mágico de Metepec.

Metepec, Estado de México, 22 de marzo de 2022. Metepec se caracteriza por ser un Pueblo Mágico y alfarero por tradición, muchas familias se dedican a este noble oficio moldeando el barro para darle vida a increíbles piezas como árboles de la vida, sirenas, jarros, valijas, entre otras.

Importante para esta tradición, para el lugar, el estado y el país, es el maestro artesano Tiburcio Soteno Fernández, pilar del Arte Popular Mexicano, que falleció este fin de semana.

La Secretaría de Cultura y Turismo a través del Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México (IIFAEM), valora y reconoce su trabajo ya que deja un legado importante en la alfarería mexiquense.

El señor Tiburcio creó árboles de la vida que orgullosamente representan nuestra cultura en varios museos del mundo y enseñó a nuevas generaciones el arte de la arcilla con la intención de continuar con la elaboración de artesanías que se convierten en arte.

Hijo de Doña Modesta Fernández y Don Darío Soteno, fue el sexto de los hombres y noveno de los 12 hermanos, desde niño empezó su trayectoria como alfarero imitando a sus hermanos cuando amasaban el barro.

A la edad de seis años empezó a elaborar árboles de la vida, yuntas y también árboles con la temática de San Isidro Labrador de 20 centímetros. Participaba con maquetas en la escuela e incluso llegó a realizarles trabajos a sus compañeros.

Laboró en el taller de su hermano Pedro, donde realizó árboles para varias embajadas. Su talento y dedicación han sido reconocidos en distintos países como Canadá, Estados Unidos, Inglaterra, Escocia y España, entre otros.

Esculturas, nacimientos y los famosos árboles de la vida reflejan las costumbres y tradiciones de México son parte de su trabajo y que lo llevaron a ganar premios en múltiples concursos de alfarería a nivel local, estatal, nacional e internacional, además de obtener el título de “Gran Maestro del Arte Popular”.