Invasión de Rusia a Ucrania golpea a los deportes

136
A demonstrator holds a sign during a protest at Brandenburg Gate, after Russian President Vladimir Putin authorized a military operation in eastern Ukraine, in Berlin, Germany February 24, 2022. REUTERS/Michele Tantussi

Por André Martínez y Pablo Cordero

Fútbol, Baloncesto y Fórmula 1, son los deportes más «golpeados» por la invasión rusa entre vetos, rompimiento de patrocinios y expulsiones. 

A casi dos meses de la invasión de Rusia a Ucrania, el mundo del deporte también  se ha visto afectado en la región. Desde descalificaciones hasta rompimiento de acuerdos comerciales, pasando por ventas obligadas, son solo algunas de las sanciones impuestas a los países en conflicto.

Fútbol, el más afectado 

El fútbol ha sido uno de los deportes con más repercusiones públicas. A nivel de clubes, los equipos rusos fueron excluidos de competiciones como la Europa League y este año se le retiró a San Petersburgo de la final de la Champions League. A nivel de selecciones, Rusia fue descalificada de la repesca para Qatar 2022, luego que las selecciones de Polonia, Suecia y República Checa se negaran a jugar contra ellos.

Además, la selección de Ucrania, por las condiciones actuales en su territorio, no pudo disputar la repesca para Qatar 2022 contra Escocia y se postergó para junio.

Sin embargo, el caso más llamativo fue el del Chelsea, club inglés que le pertenecía al magnate ruso, Roman Abramovich, personaje que ya había tenido problemas con la justicia inglesa.

Ingleses toman medidas enérgicas 

Derivado de las sanciones económicas impuestas por el gobierno británico a Rusia, se le obligó a poner en venta el club. Además, se le impusieron diversas sanciones al equipo. Estas van desde no poder renovar contratos a sus jugadores, realizar movimientos en el mercado de fichajes, vender entradas para sus partidos de local, ni mercancía y límites en cuanto a gastos en sus viajes. También, varias marcas solicitaron que sus logos fueran retirados de la indumentaria del conjunto. 

Otros clubes, como el Manchester United, decidieron cortar relaciones comerciales y de patrocinio con empresas rusas. La actual casa del astro portugués, Cristiano Ronaldo, retiró la marca de Aeroflot de su camiseta, rompiendo así una relación de 13 años y un contrato por  40 millones de libras esterlinas (más de 53 millones de dólares). En Alemania, el Schalke 04 hizo lo propio con el patrocinio de la empresa rusa de gas, Gazprom.

Meten freno a la F1

La Fórmula 1 también sancionó de manera importante a Rusia y sus atletas. El Gran Premio de Rusia, que se celebraría del 22 al 25 de septiembre en la ciudad de San Petersburgo, fue cancelado. Nikita Mazepin, ahora ex piloto de la escudería Haas, fue despedido días después de concretarse la invasión rusa a Ucrania. 

A pesar de que se canceló el GP de Rusia, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA, por sus siglas en francés) puso una condición para que los pilotos rusos o bielorrusos puedan participar en competiciones: hacerlo bajo una bandera neutral.

Tenis, basquetbol y hockey también sufren vetos 

En el mundo del tenis, también hubo sanciones a los deportistas tanto de Bielorrusia como de Rusia, pues los tenistas fueron obligados a competir como neutrales. En el basquetbol se tomaron medidas a nivel internacional. Equipos y funcionarios rusos no podrán disputar competiciones de la Federación Internacional de Baloncesto,y los clubes europeos fueron excluidos de la Euroliga y la Eurocup. 

Además, Rusia ya no albergará el Campeonato Mundial Juvenil en 2023 de hockey sobre hielo.

Finalmente, el Comité Olímpico Internacional impulsó a las federaciones deportivas internacionales y a los organizadores de campeonatos deportivos a no invitar ni permitir la participación de deportistas y técnicos de Rusia y Bielorrusia en competiciones internacionales. 

Con información de El Financiero, Sporting News y CNN